La noción milenaria del binarismo de género, que es claramente ideológica y no corresponde a la realidad objetiva, debe sustituirse por un no-binarismo realista, que puede expresarse como conjuntos difusos de género, formados por afirmaciones personales de identidades difusas. Una identidad difusa no se define por un sí o no, sino por un más o menos, desarrollado según una lógica informal o difusa.
*
*
*

jueves, 16 de julio de 2009

Presentación de conjuntos difusos

*
conjuntos difusos somos un grupo de personas que comienza a reunirse en Granada para discutir cuestiones sobre el no binarismo de género, en el marco de la preparación de las Jornadas Feministas Estatales (www.feministas.org/jornadas.html), que se celebrarán en Granada, en diciembre de 2009.
*
Estamos abiert*s a todo tipo de colaboración, tanto a nivel personal como de otras asociaciones o grupos. Contacta con nosotr*s a través de: conjuntosdifusos[at]gmail.com.
*
EL POTENCIAL DE LOS CONJUNTOS DIFUSOS COMO EXPLICACIÓN DE LA REALIDAD DIFUSA
*
La noción milenaria del binarismo de género, que es claramente ideológica y no corresponde a la realidad objetiva, debe sustituirse por un no-binarismo realista, que puede expresarse como conjuntos difusos de género, formados por afirmaciones personales de identidades difusas.

Una identidad difusa no se define por un sí o no, sino por un más o menos, desarrollado según una lógica informal o difusa.

Este punto de vista sobre el género es tan fundamental que forma una fase nueva de feminismo, en la que no hay una definición binarista, booleana, de los grupos mujer/hombre, sino una visión de conjunto que incluye múltiples subconjuntos, más o menos sexuados, intersexuados, transexuados, asexuados, etcétera, entre los que se da una política flexible de alianzas, entendidas como medios para la liberación de género.

La teoría de los conjuntos difusos de género se constituye por tanto en el modelo básico de un liberacionismo difuso que ya no se plantea binariamente, como un enfrentamiento dualista entre categorías opuestas como opresores/oprimidos, hombres/mujeres, blancos/negros, propietarios/desposeídos, sino que tiene en cuenta la existencia de desclasados, emancipados, intersexos, transexuales, mestizos, cooperativas, etcétera.

El nuevo liberacionismo parte por tanto de los conjuntos difusos sociales y se plantea como un juego de alianzas variables en al multitud de los movimientos sociales. Políticamente, se puede expresar en un multiculturalismo difuso, que también corresponde más a la realidad que el cerrado, formado por identidades múltiples y subjetivas, reconocidas como variables y practicadas también en un sistema libre de alianzas.

En este contexto, se entiende como avanzada la alianza en curso del movimiento transgénero con el movimiento indígena en América Latina, tendente a las necesidad comunes de liberación y mantenido por las tradiciones no binaristas de género presentes en las culturas indoamericanas.

Filosóficamente, la insistencia en el más o menos que constituye conjuntos difusos no debe ser entendida como un relativismo donde todo vale lo mismo y por lo tanto resulta inmovilizador. No sólo hay una verdad difusa, en la que ciertas afirmaciones son más verdad y otras menos, sino que la liberación constituye una práctica de valor objetivo.

(Texto: Kim Pérez)


video

(Diseño de la imagen: Nikkos Reinosa Quintana, Pilar Muñoz Sandoval)